Idioma:




EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

domingo, 22 de enero de 2012

Garganta de Nogaledas



La garganta de Nogaleda se encuentra en la localidad de Navaconcejo, en la provincia de Cáceres, se accede desde la misma carretera N-110. A la salida de la localidad en dirección Cabezuela del Valle encontramos un puente junto a una cruz de piedra que debemos cruzar para llegar al comienzo de la garganta. Como es una ruta relativamente corta, unos 8 kms ida y vuelta, y la hicimos en el mes de enero, que no asusta el calor, llegamos al pie de la garganta a media mañana de un día frío, 3 grados, pero soleado.

Comienza el camino en el margen derecho del río Jerte, entre algunos huertos y las últimas casas de Navaconcejo y desde donde se ve a lo lejos nuestro objetivo, pronto cruzamos a pie un pequeño puente en la desembocadura de la garganta donde encontramos las indicaciones de la ruta a seguir.

Comienza el camino con una pendiente acusada, pero no asustarse que sólo son unos 100 mts, luego llega un caminito estrecho en mitad de un bosque donde especies de hojas caduca deja una alfombra de hojas secas que lo cumbren todo. Algunos árboles perennes dan una nota de color a un paisaje un tanto ceniciento pero hermoso.


Entre torrenteras y saltos de agua pronto llegamos a la primera cascada donde paramos unos minutos para contemplarla y comprobar que a pesar de haber sido un año seco, el caudal que lleva es considerable. Disfrutamos unos momentos más compartiendo con otros senderistas lo hermoso del lugar y continuamos el camino pues nos queda un largo trecho todavía.

El camino serpentea conforme subimos la ladera por una vereda bien señalizada y fácil de andar, pues alguien se esforzó en preparar el terreno con suaves escalones en piedra y madera protegido en zonas más "peligrosas" con barandillas de madera o una cordada de cable de acero que hace camino muy seguro.

Sin darnos cuenta llegamos a la que para mi es la más bonita de las cascada de la ruta, un verdadero paraiso cuya foto ilustra el título de mi blog. La soledad del momento, la luz, el sonido del agua al caer y el remanso de agua invitaban a prolongar la estancia en ese lugar durante mucho más tiempo del que disponiamos. Lamentablemente y aunque pasamos largo rato en ese lugar seguimos la subida, en total y desde el pueblo unos 250 metros de desnivel salpicado de continuos saltos de aguas.

De repente el paisaje cambia y sólo algunos arbustos nos acompañan en la parte final de la ruta, también el terreno está asfaltado protegiendo una conducción subterranea de agua. Así llegamos hasta el final del camino, unas 2.5 horas con descansos incluidos de aunténtico placer que termina en un pista donde decimos comer algo junto a uno de los saltos de agua de camino. A partir de aquí, cuentan algunos, que la ruta sigue por la ladera de la montaña por una zona sin señalizar, nos encontramos a unos 650 metros y la garganta sube hasta los 1800, pero eso es otra historia.

Sólo nos queda la vuelta a Navaconcejo con dos opciones o bajar por la pista asfalta o bien volver por el mismo camino que hemos traído. Decidimos optar por la segunda opción y volvemos por el mismo camino comprobando como cambia el paisaje con la cálida luz de la tarde. Nos despedimos del lugar con la promesa de volver en algún día y disfrutar del paisaje quizas en primavera cuando el verdor en la zona lo inunde todo.


                  

5 comentarios:

emalba1967 dijo...

Preciosa ruta, preciosa descripción. Es como si yo hubira estado alli

Gerardo dijo...

Excelente..una descripción exquisita acompañando las imágenes! felicitaciones por el proyecto...

marga dijo...

Tremendas imágenes, impresionantes.

paco dijo...

fotos potitas

natalia dijo...

bonita ruta para escaparse...

EXTREMADURA, SUS RUTAS